Imprimir esta página

EL ENTENDIMIENTO DE LA NORMATIVIDAD DE ORIGEN EN LA INDUSTRIA TEXTIL – CONFECCIÓN

13 Marzo 2019
Autor :  

Introducción:

En Colombia existen quince (15) Tratados de Libre Comercio vigentes, firmados con más de treinta países; si unimos nuestra población con la de cada uno de estos, estamos hablando de una suma muy importante de consumidores, volumen nada despreciable para que la industria Textil y de la Confección Colombiana pueda posicionar su oferta exportable y así aprovechar los tratados vigentes.   Cada Tratado viene con una serie de normas que permiten calificar como originarios los productos  Colombianos que al ser exportados, son beneficiados con exenciones tributarias, si cumplen con la normatividad  prevista. En este escrito haremos referencia a los Requisitos de Origen, y cómo estos impactan la cadena de suministro internacional de la Industria Textil y de la Confección. Inicialmente presentaremos las definiciones de los conceptos principales desde el punto de vista de los acuerdos y de la cadena de suministro internacional, para luego hacer un análisis de cómo aplicar esta normatividad en la cadena productiva del sector.

 

Definiciones:

 

  • Los Tratados de Libre Comercio:

 

Hablar de los Tratados de Libre Comercio y sobre todo de su impacto en un sector de la economía colombiana tan importante como el sector Textil y de la Confección, requiere en primer lugar, indagar sobre su significado, alcance y objetivo, para que a la luz de estas circunstancias se pueda vislumbrar su impacto en la producción y comercialización de bienes del sector textil en Colombia.

 De acuerdo con el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, en respuesta a las preguntas frecuentes sobre el TLC, nos da la siguiente definición sobre los Tratados de Libre Comercio:

“…Es un acuerdo mediante el cual dos o más países reglamentan de manera comprehensiva sus relaciones comerciales, con el fin de incrementar los flujos de comercio e inversión y, por esa vía, su nivel de desarrollo económico y social. Los TLCs contienen normas y procedimientos tendientes a garantizar que los flujos de bienes, servicios e inversiones entre los países que suscriben dichos tratados se realicen sin restricciones injustificadas y en condiciones transparentes y predecibles.

Y en ese sentido, el valor agregado de los Tratados de Libre Comercio es la connotación legal que de cierto modo establece unos parámetros o estándares internacionales de comercio.”

 

Así las cosas, tal como lo indica la definición, se debe tener en cuenta que operar en el Comercio Internacional en virtud de un Tratado de Libre Comercio, es entender que se trata de cumplir con normas de tipo legal, a través de los flujos de producción y de comercio entre los diferentes países que han suscrito un TLC.  Y cuándo se indica el término “operar”, este comprende el proceso de importación, producción y exportación, de los productos partícipes en la cadena textil – confección, desde la obtención de las materias primas hasta la obtención del producto final, en donde cada uno de los países Parte que suscriben un TLC, y dependiendo del lugar desde donde opere en los flujos de comercio, tendrá fortalezas o debilidades para alcanzar las exigencias de dichos enunciados (regla de origen), pero debeerá ser a través del incremento de los flujos de comercio como dichas fortalezas se identifican y se mantienen, y las debilidades también se identifican para ver cómo superarlas.

 

  • La Cadena de Suministro:

 

Fernández afirma “La Cadena de suministro se refiere a las actividades y procesos que involucran a clientes y proveedores para que la mercancía sea producida y distribuida en las cantidades correctas, a los lugares correctos y a tiempo, con el fin de satisfacer los niveles de servicios requeridos por el consumidor. (Slate No 2).

 

Características de la Cadena de Suministro: “• Es dinámica e implica un flujo constante de información, productos y fondos entre las diferentes etapas. • El cliente es parte primordial de las cadenas de suministro. El propósito fundamental de las cadenas de suministro es satisfacer las necesidades del cliente. • Una cadena de suministro involucra flujos de información, fondos y productos. • Una cadena de suministro típica puede abarcar varias etapas que incluyen: clientes, detallistas, mayoristas/distribuidores, fabricantes, proveedores de componentes y materias primas. • Cada etapa de la cadena de suministro se conecta a través del flujo de productos, información y fondos. • No es necesario que cada una de las etapas esté presente en la cadena de suministro. • El diseño apropiado de la cadena de suministro depende de las necesidades del cliente como de las funciones que desempeñan las etapas que abarca.” (Slate No. 8)

 

Como se puede observar,  estas definiciones recogen el concepto dado por la OMC sobre los TLC,  que indica  la relación dinámica entre clientes y proveedores centrada en atender las necesidades de los mercados involucrados, sin desconocer los aspectos de tipo legal que se requieren para desarrollar los flujos de comercio entre los países que suscriben los acuerdos comerciales internacionales y que cada vez crecen en la medida que la dinámica internacional de las empresas igualmente crezca. Entonces será  la atención que la industria del sector Textil – Confección, imprima para atender los mercados que abren los TLC, lo que refleje el resultado de, si su flujo de comercio se ha incrementado o no, y para esto, se reitera, debe procurar  el cumplimiento de las normas de origen previstas para los productos de exportación, que apoyan un mejor costo esperado por los clientes y generan incrementos en los niveles de empleo y de desarrollo industrial.

 

  • Reglas de Origen de la mercancía

 

Como dice Pardo (2010, pág. 228-229), “La convención de Kyoto, define el “país de origen de las mercancías” como el “país donde las mercancías fueron producidas o fabricadas, de acuerdo con el criterio establecido para los efectos de la aplicación de la tarifa aduanera relativa a las restricciones cuantitativas o a cualquier otra medida al comercio.

“   El origen de la mercancía presenta la mayor importancia dentro del comercio, pues es indudable que muchas veces éste se liga con determinadas cualidades que se atribuyen a un país, territorio o zona geográfica tales como calidad, desarrollo tecnológico u otra serie de atributos que importan al momento de una decisión de adquisición. Por ello, el revelar el origen supone adicionalmente una función de protección al consumidor, quien en todo momento tiene el derecho de saber qué y de donde procede lo que esta adquiriendo. Ahora, en materia aduanera sirve, además, para determinar si una mercancía o producto originario o fabricado es o no objeto de derechos aduaneros. Así, un país o territorio aduanero no causara derechos de importación o exportación respecto de una mercancía que os originaria de si mismo, y seguramente tampoco lo hará en relación con aquellas mercancías naturales, o producidas, procedentes de un país con el que tengan un acuerdo de integración que origine un territorio aduanero ampliado y común, tal como sucede en el caso de las uniones aduaneras”. 

 

Dentro de las reglas de origen podemos encontrar otros conceptos no menos importantes que se pueden considerar como flexibilidades a la regla de origen y que permiten la evolución del tejido o prenda hacia su calificación de origen:

 

- De Minimis:

 

Es un porcentaje mínimo en peso, de fibras, hilados o tejidos, que, a pesar de no ser originarios de los países del tratado, participan en la producción de tejidos o prendas, sin que por esta situación los tejidos y/o prendas, pierdan la condición de originarios. Observamos los siguientes ejemplos:

 

  • TLC Col – Mx: 7% en peso
  • TLC Col – USA: 10% en peso, excepto Elastan

 

Este es un mecanismo que facilita la utilización de hilados o fibras en los tejidos o prendas, que generalmente permite ciertas condiciones del tejido como la elasticidad cuando se utiliza una fibra elastomérica o un hilado que destaca un dibujo o diseño en la ropa interior femenina.

 

 

- Acumulación:

 

Esta es una flexibilidad por medio de la cual los TLCs permiten la utilización de materias primas originarias de varios países y/o la ejecución de procesos productivos que se realizan igualmente en varios países, podríamos considerar las siguientes situaciones:

 

Intra - Acuerdo

El requisito de origen se cumple a partir de la sumatoria de materiales y/o procesos originarios de los países signatarios del tratado, de acuerdo con los requisitos previstos.

 

Acumulación extendida

Es aquella que permite a los miembros de un acuerdo, incluir insumos de terceros países no miembros, siempre que estos terceros tengan en común acuerdos vigentes con cada uno de los miembros del Acuerdo

 

EJ:   TLC Colombia – Canadá   Vs. TLC Perú – Canadá. Vs. TLC Colombia – Perú. En donde hay un importador que por ejemplo puede ser de Canadá, y el producto de exportación contiene materias primas y/o procesos que se hacen en Colombia y Perú, y dicho producto es exportado desde Colombia a Canadá.

 

Nota: A la fecha aún este tipo de acumulación, entre acuerdos, no ha sido autorizada por algún TLC vigente en Colombia.

 

Igualmente podemos considerar que hay TLCs que permiten el consumo o utilización de ciertos hilos producidos en terceros países, como los siguientes:

 

  • TLC Col – USA: permite el consumo del Nylon de México, Canadá, Israel
  • TLC Col- Mx: permite el consumo de Nylon texturizado de USA
  • TLC Alianza Pacífico: permite el consumo de Elastan de USA
  • TLC Col – Canadá: permite el consumo de Nylon de USA y/o México.

 

Fijémonos que el proceso de acumulación permite a la industria el aprovechamiento de las ventajas competitivas que un país tiene y del que otro(s) se puede(n) suplir.

 

Observemos cómo se define este concepto en el TLC Colombia – USA:

 

Capítulo Cuatro, Reglas de Origen y Procedimientos de Origen.

 

Artículo 4.5: Acumulación.

 

  1. Cada parte dispondrá que las mercancías o materiales originarios de una o más de las Partes, incorporadas a una mercancía en el territorio de otra Parte, se considerarán originarios del territorio de esa otra Parte.
  2. Cada parte dispondrá que una mercancía es originaria, cuando la mercancía es producida en el territorio de una o más de las Partes, por uno o más productores, siempre que la mercancía cumpla los requisitos del Artículo 4.1. y los demás requisitos aplicables a este Capítulo.

 

Escaso Abasto:

 

En relación con el proceso de proveeduría de las materias primas, algunos TLCs frente a la no producción o a la no disposición en cantidades suficientes o de un insumo específico, cuentan con un mecanismo de escaso abasto,  que  consiste en la autorización que los países firmantes de un tratado, luego de comprobar la falta de producción o la producción insuficiente mediante una autorización realizada por los países firmantes de un Acuerdo, luego de comprobar la falta de producción o la producción insuficiente, permitiendo que dicho insumo producido en un tercer país, se incorpore al bien de exportación sin que este pierda su condición de originario y goce así de las preferencias acordadas. Actualmente podemos observar los siguientes mecanismos según el TLC:

 

  • Colombia – USA: Short Supply
  • Colombia – México: Dispensa
  • Alianza Pacífico: Mecanismo de Desabastecimiento- CEA Comité de Escaso Abasto
  • Can – Perú: Mecanismo de Desabastecimiento.
  • ACE-72 (Colombia – Países de Mercosur) – Mecanismo de Desabastecimiento

 

Aquí hay un encuentro de demanda y oferta, en el sentido de que un productor de un bien de exportación requiere de un insumo y este no se produce en la región y un productor puede o no ofrecer dicho insumo o un sustituto que satisfaga la necesidad, también podría identificar una oportunidad para poder ofrecer el insumo en las cantidades y calidades requeridas en un futuro.

 

Se puede inferir que si los productos elaborados en un país exportador serán beneficiarios de las preferencias arancelarias, siempre que cumplan con las reglas de origen establecidas.  Es decir en consideración a que las reglas de origen califican los productos como originarias de un país, es fundamental que el proceso productivo esté lo cual debe estar suficientemente soportado con los documentos correspondientes a través de toda la cadena de suministro, en razón a que dichas normas de origen son de carácter legal.

 

Todo lo que hemos visto en los anteriores párrafos nos indica que la cadena de producción textil es impactada por las normas definidas a través de los Tratados de Libre Comercio, para poder calificar un tejido o prenda como originarios y así estén cobijados por los beneficios arancelarios acordados. Veamos que ocurre en cada una de las etapas del proceso textil- confección:

 

1. Diseño

 

El diseño es un punto de partida importante en la producción de las prendas de vestir, es un punto en donde la moda o una necesidad específica del tejido son atendidas, es aquí donde la cuota de creatividad de nuestros diseñadores e ingenieros textiles sale a flote.

 

Pues bien, imaginemos que un diseño de una tela o un encaje requiere de un hilado para resaltar un dibujo o darle una propiedad especial al tejido y para esto se requiere de un hilado especial, y ese hilado no es producido en los países firmantes del o lo(s) tratado(s) para los cuales se prevé exportar el tejido y/o la prenda y además no goza de flexibilidad alguna para su uso.

 

Son estas las razones por las cuales, se hace necesario tener mucho cuidado al revisar los requisitos de origen, porcentajes de composiciones de hilos permitidos de terceros países,  lo mismo que activar los mecanismos de escaso abasto previstos, si es necesario,  pues si el tejido o la prenda no cumplen con los requisitos de origen, la exportación no se podrá acompañar del correspondiente certificado de origen y en el país de destino tendrá que pagar el impuesto arancelario para terceros países. Por lo tanto, el esfuerzo del diseño se verá frustrado pues la prenda o el tejido pierden su condición de originaria y no gozarán de los beneficios arancelarios previstos en el acuerdo, y así su opción competitiva desde el punto de vista costo será desfavorable.

 

2. La proveeduría de materias primas:

 

Cuando la estrategia comercial de las empresas productoras de textiles y confecciones apunta hacia la atención de los mercados internacionales y surge la necesidad de acogerse a lo previsto en los TLCs, la primera pregunta que se deben hacer los productores y/o exportadores, es si las materias primas como,  hilados, tejidos o insumos, deben o no ser originarias de los países firmantes de los TLCs, para que el producto final de exportación  califique como originario.  Por lo cual, de la lectura cuidadosa a  la normatividad prevista en cada uno de ellos se desprende el proceso de compras y se activará  la producción o proveeduría a nivel local o a nivel internacional para el abastecimiento de las materias primas requeridas.

 

En el TLC Colombia – Estados Unidos, por ejemplo, un producto será originario, si:

 

Sección A: Reglas de Origen. Art. 4.1 Mercancías Originarias

“Una mercancía es originaria cuando:

a) La mercancía es obtenida en su totalidad o producida enteramente en el territorio de una o más de las Partes,

b) Es producida enteramente en el territorio de una o más de las Partes y,

  • i) Cada uno de los materiales no originarios empleados en la producción de la mercancía sufre el correspondiente cambio de clasificación arancelaria, especificado en el Anexo 4.1 o en el Anexo 3-A (reglas Específicas de origen del Sector textil y del Vestido) o
  • ii) La mercancía satisface cualquier requisito de valor de contenido regional,

c) La mercancía es producida enteramente en el territorio de una o más de las Partes a partir exclusivamente de materiales originarios.”

 

Mientras que para la Comunidad Andina, CAN, según el literal d) Artículo 2 del Capítulo II la decisión 416 del 30 de julio de 1997, un producto será originario, si:

 

“… d) Las que no se les ha fijado requisitos específicos de origen, cuando resulten de un proceso de ensamble o montaje siempre que en su elaboración se utilicen materiales originarios de los Países miembros y el valor CIF de los materiales no originarios no exceda el 50 por ciento del valor FOB de exportación del producto de exportación en el caso de Colombia, Perú y Venezuela, y el 60 por ciento del valor FOB de exportación del producto en el caso de Bolivia y Ecuador.

e) Las no comprendidas en el literal anterior, que no se les han fijado requisitos específicos de origen y en cuya elaboración se utilicen materiales no originarios cuando cumplan con las siguientes condiciones:

i) Que resulten de un proceso de producción o transformación realizado en territorio de un País Miembro; y

ii) Que dicho proceso les confiera una nueva individualidad caracterizada por el hecho de estar clasificadas en la NANDINA en partida diferente a la de los materiales no originarios;”

 

Observamos que las exigencias de origen son diferentes, mientras que en el TLC Colombia USA, el requisito parte desde la fibra o hilado, es decir que los países de producción de dichas materias primas deben ser  Colombia y/o Estados Unidos, sin perder de vista que también se debe verificar con detalle la normatividad porque podemos encontrar situaciones como la de los hilos elastoméricos, que deben ser exclusivamente de “Una de las Partes”, es decir de Colombia o Estados Unidos, por lo cual aquí no se permite la aplicación del concepto de De Minimis,  o también podemos ver que se permite la utilización de filamentos de nylon producidos en México, Canadá o Israel, y así sucesivamente, porque la lectura del tratado debe ser integral, precisamente para auscultar otras exigencias o flexibilidades que impactan la calificación de originario del producto de exportación, como es el caso del requisito de origen para los hilos de costura, cintas y forros visibles.

 

Situación un poco distinta ocurre con el comercio entre los países miembros de la CAN y Perú, en donde se establecen requisitos específicos de origen que exige que los hilados sean de las Partes y en algunos capítulos también se exige un valor de contenido regional dentro de la realización del proceso productivo.   

 

Como se observa en los dos casos, los países fuente de proveeduría de los hilados es diferente, mientras que con USA se circunscribe a Colombia y/o USA, y permite que los hilados de nylon sean también de México, Canadá o Israel, en la Comunidad Andina, pueden ser de cualquier parte del mundo, excepto en el comercio con Perú, impactando así los tiempos de proveeduría y los costos de adquisición.

Esto también nos indica que en la industria Textil el proceso de compras debe considerar como una especificación el país de origen de los hilados o insumos, teniendo en cuenta que el país de origen se refiere a país de producción y no solo al país de compra. 

 

Dado lo anterior, una evaluación adicional sería en relación con que tanta oferta de hilados presenta el país o la región y qué tanto debe importarse para satisfacer dichas exigencias, pues dependiendo de esto la eficiencia y el costo para atender la demanda será mayor o menor y por supuesto la puesta en evidencia de necesidades de producción local.

 

 3. El Tejido:

 

El tejido es el gran momento de la producción textil y del vestido, es entrelazar hilos de diferentes especificaciones y nacionalidades cumpliendo con las necesidades del mercado, la tecnología utilizada y el porcentaje de participación de los hilados, marcan limites importantes para la definición de la clasificación arancelaria del tejido y la aplicación de conceptos de origen como el De Minimis, es en esta etapa de la producción en donde se traduce lo definido por los diseñadores e ingenieros textiles, será la presentación del tejido y el cumplimiento de los requisitos específicos de origen del tejido teniendo en cuenta el país de producción de  las fibras e hilados.

 

El requisito de origen para un tejido se puede encontrar de la siguiente forma, tomando como ejemplo el TLC Colombia – USA, para el Capítulo 60 – Tejidos de Punto:

 

60.01   Un cambio a la partida 60.01 de cualquier otro capítulo, excepto de la partida 51.06 a 51.13, Capítulo 52, la partida 53.07 a 53.08, 53.10 a 53.11, 54.01 a 54.02, la subpartida 5403.20m 5403.33 a 5403.39, 5403.42 a la partida 54.08 o el capítulo 55.

En otras palabras, los hilados y/o fibras que indican cada uno de los capítulos y/o partidas arancelarias involucradas en el proceso de tejeduría de los tejidos de punto, deben ser originarias.

 

 

4. El Corte y la Confección:

 

Es el proceso de transformar el tejido y otros insumos en prenda de vestir, es la vinculación con el diseño de moda, que también tiene relación con las normas de origen debido a que expresan el proceso de producción de la prenda a partir del tejido y el uso de elementos tales como el hilo de costura o cintas, que como lo he dicho antes especialmente en el TLC de Colombia – USA, tienen requisito de origen.

 

Si observamos el TLC Colombia – USA, estas normas se enuncian así,

 

“6101.10 – 6101.30   Un cambio a la subpartida 6101.10 a 6101.30 de cualquier otro capítulo, excepto de la subpartida 51.06 a 51.13, 52.04 a 52.12, 53.07 a 53.08, 53.10 a 53.11, 54.01 a 54.02, la subpartida 5403.20, 5403.33 a 4303.39, 5403.42 a la partida 54.08, la partida 54.08 a 55.16 o 60.01 a 60.06, siempre que:

(a)        la mercancía sea cortada o tejida a forma, o ambos, y cosida o de otra manera ensamblada en territorio de una o más de las Partes, y

(b) cualquier material de forro visible contenido en la prenda deberá satisfacer los requisitos de la Regla de Capítulo I del Capítulo 61.”

 

Fijémonos como la norma de origen requiere que el proceso de corte y confección sea efectuado en las Partes signatarias del Tratado, pues es así cómo se incentiva la generación de empleo en dichos países miembros del acuerdo.

 

Ahora veamos ejemplos de normas que indican como algunos otros insumos también deben ser originarios, como las siguientes en el TLC Colombia – USA:

 

Capítulo 61 – Prendas y Complementos (accesorios) de Vestir, de Punto.

 

“Regla de capítulo 3: Sin perjuicio de lo establecido en la regla de capítulo 2, una mercancía de este capítulo que contenga tejidos de la subpartida 5806.20 o de la partida 60.02 será considerada originaria sólo si dichos tejidos son tanto formados a partir de hilados como acabados en el territorio de una o más de las partes.”

“Regla de capítulo 4: Sin perjuicio de lo establecido en la Regla de Capítulo 2, una mercancía de este capítulo que contenga hilo de coser de la partida 52.04 ó 54.01 será considerada originaria sólo si dicho hilo de coser es tanto formado como acabado, en el territorio de una o más de las partes.”

 

Para el caso de la regla 3, los tejidos de la subpartida 5806.20, que corresponde a cintas y/o de la partida 60.02, que corresponde a tejidos de punto con un ancho inferior o igual a 30 centímetros, o lo que se conoce como cintas, deben ser producidas en los países del acuerdo a partir de hilados también originarios.

 

La Certificación de origen:

 

Tomemos como ejemplo la definición que presenta el TLC Colombia – México:

Según el Decreto 2676 del 29 de julio de 2011, protocolo modificatorio del tratado, Anexo 8, articulo 7.02 : Declaración y certificación de origen, indica:

 

“1. Las Partes acordarán un certificado de origen que servirá para certificar que un bien que se exporte de territorio de una Parte a territorio de otra Parte califica como originario. La Comisión Administradora adoptará las modificaciones al certificado de origen, que lo somete al Grupo de Trabajo de procedimientos aduanales conforme al artículo 7-11 del Tratado

 

Si relacionamos lo que sucede en la cadena de producción Textil – Confección, y el impacto que sobre dicho proceso presenta la normatividad de origen, es el Certificado de Origen, el documento que declara que el producto de exportación cumple los requisitos de origen previstos en cada TLC y por medio del cual el importador en el país de destino se hace beneficiario de las preferencias arancelarias acordadas.

La emisión de este documento también genera la responsabilidad para el exportador de mantener la documentación que demuestre que la regla de origen se ha consolidado en cada paso de la cadena productiva en donde se requiera, lo cual es objeto de auditoría por parte de

las autoridades aduaneras, ejemplo de esto es la verificación que hizo la Aduana de Estados Unidos (CBP), entre la última semana de julio y la primera semana de agosto del presente año, cuando visitó en Bogotá y Medellín, algunos de los exportadores de prendas de Colombia a USA.

 

 

Conclusión:

 

De lo anterior podemos deducir que el aprovechamiento de los Tratados de Libre Comercio, depende de entender que las normas de origen están presentes en el proceso productivo de la Industria Textil – Confección y será la Dirección de las Empresas y/o Personas Productoras y/o Exportadoras quienes, mediante una Estrategia organizacional clara, apunten hacia los mercados internacionales teniendo en cuenta la necesidad de dar cumplimiento a la normatividad.  De esta forma se permite que los productos de exportación puedan llegar con una oferta exportable competitiva desde el punto de vista costo a los países importadores miembros de los acuerdos comerciales vigentes, aprovechando las bondades que ofrecen dichos mercados. Toda la organización exportadora deberá tener claro las exigencias de las normas de origen que permitan la colocación de los certificados de origen lo suficientemente seguros y confiables, no solo para su presentación ante las autoridades aduaneras de los países de importación, sino para mantener negocios duraderos de mediano y largo plazo, que hagan crecer la oferta y por lo tanto el empleo y las economías de la industria y del país, mediante la estructuración de procesos de diseño, producción, proveeduría  y logística, que permitan identificar el soporte suficiente del cumplimiento  de la normatividad.

 

De otra parte, se hace necesario hacer una evaluación del desempeño actual de la industria en relación con la cadena de abastecimiento de materias primas, pues dependiendo de su mayor o menor desempeño y oferta, así será  la agilidad para responder a la demanda a costos razonables  y por lo tanto el aprovechamiento de los tratados.

 

Mención importante se debe hacer en relación con el entendimiento que deben tener las empresas de servicio de comercio exterior, especialmente los Agentes de Aduana a la hora de asesorar a los exportadores en el cumplimiento de la normatividad, ellos están llamados a estar presentes de primera mano en dicho entendimiento.

 

De otra parte, el objeto de los departamentos de Comercio Exterior, se hace relevante, pues se trata de la aplicación de normas en todo el proceso productivo, es entender que con esto su función va más allá del trámite aduanero, es la asesoría a los clientes nacionales y/o internacionales, es el apoyo para que las organizaciones exportadoras comprendan la norma y la practiquen, evitando así sanciones en procesos aduaneros dentro del país o en los países importadores, ya vemos como las aduanas de estos países aplican controles para evidenciar el cumplimiento de lo reflejado en la Declaraciones y Certificaciones de Origen que acompañan cada exportación.

 

Resumen

 

El entendimiento de las normas de origen previstas en los Tratados de Libre Comercio, en la Industria Textil - Confección, prevé la aplicación de los Requisitos de Origen, que están presentes en todo el proceso productivo, desde el diseño textil y/o de moda, hasta el producto terminado, dichos requisitos al ser parte de la normatividad son de carácter legal, lo cual se demuestra cuando las organizaciones exportadoras firman una Certificación de Origen, documento que permite a los exportadores el ingreso a los países de destino de los productos beneficiándose de exenciones arancelarias que hacen que el producto sea más competitivo desde el punto de vista costo, significando con esto que el producto exportado es calificable como originario del país exportador miembro de un Tratado de Libre Comercio y que dicho cumplimiento está suficientemente soportado.

 

De otra parte, se indica que las entidades de servicio, como los Agentes de Aduana y los departamentos de  Comercio Exterior, juegan un papel muy importante para un mejor aprovechamiento de los Tratados al apoyar a la organización exportadora para aplicar de buena forma la normatividad y así promover el alcance de los mercados internacionales y los negocios de  mediano y largo plazo, fomentando el empleo y el crecimiento económico del país.

 

REFERENCIAS

 

  • G. (2010) Tributación Aduanera. Bogotá. Colombia: Legis

 

BIBLIOGRAFIA

 

 

0 Comentarios 1294 Vistass
Super User

Lo último de Super User

We use cookies to improve our website. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. For more information visit our Cookie policy. I accept cookies from this site. Agree